CAPILLA DE SAN GALINDO

La capilla del enterramiento del caballero fue construída en la misma época que la iglesia de San Bartolomé, es decir, a finales del siglo XII o comienzos del XIII, en época románica, y por los mismos artistas moriscos. En el ARS HISPANIAE se hace alusión al autor de la obra llamado Doménicus Martín y se cita textualmente : “La iglesia de Campisábalos, quizás la más rica del románico alcarreño, es de una sola nave como en lo soriano; la galería desapareció, pero en la bonita capilla de San Galindo el mismo escultor de Tiermes y Caracena efigió la lucha de caballeros, acompañada de jugosas escenas populares como las labores campestres”.

Layna Serrano describe la capilla de San Galindo y dice que las columnas están adosadas y sus capiteles son de hojas de acanto. El paso al presbiterio se hace por arco triunfal rebajado, que apoya en capiteles historiados, uno de ellos de clara tradición silense. En el presbiterio existe el enterramiento del caballero San Galindo, fundador de la capilla; en dicho enterramiento habría una buenísima reja gótica desaparecida en la actualidad. Tambien hay un escudo de armas con leyenda conmemorativa de fundación piadosa.

El escudo, de forma ovalada con adornos laterales y corona está dividido en cuatro cuarteles; en el superior derecho se encuentran tres flores de lis que deben , casi con seguridad , según aseguran importantes especialistas en la materia, ser un añadido posterior. En el superior izquierdo un castillo, en el inferior derecho un animal rampante mirando hacia adentro ( parece un león) y por último en el inferior izquierdo un castillo sobre rocas (muy parecido a uno que figura en uno de los escudos de Atienza).

La leyenda conmemorativa, que creemos ha de ser del siglo XVI o XVII dice textualmente : “En esta capilla donde esta la rexa de hierro esta sepultado el cuerpo dl caballero Sangalindo y de la dicha capilla y ospital y vienes y rentas suyas son patrones la justicia y regimiento de la Villa de Atienza. Hicose por mandato de los Ylustres senores LDO. Albares, alcalde mayor por la Magd. De la villa y Don Gregorio de Medrano Bravo alférez mayor, Francisco del Castillo, Ivan de Rivera, Gregorio de Pinedo, Bernabé de Hixes, Alonso Perez de Guzmán, Francisco...”. La leyenda debía de continuar pero fue destruída.

De gran interés, según Layna, es el rosetoncillo que ocupando el tímpano de una ventana, procura suave luz al ábside de la capilla desde el pórtico junto a la entrada de la iglesia parroquial. A primera vista, parece una celosía estrellada, pero el examen detenido prueba que se trata del ochavado sello de Salomón formado por la intersección de dos triángulos equiláteros, dentro del hexágono resultante, está la cruz sanjuanista de ocho puntas.

Tambien existe en la capilla otra ventanita ocupada por un óculo que antes debió ser rosetón calado y que ofrece la particularidad, de que en lugar del clásico arquito sobre columnillas adosadas o exentas, su arco semicircular, está unido a las jambas sin solución de continuidad, está contorneado por gruesa moldura decorada con serpenteante tallo de apretadas volutas, en las que se pueden adivinar hojas estilizadas idénticas a otras molduras e impostas existentes en la misma capilla.