Rutas desde Campisábalos

Una de las rutas que en verano se realiza es el circuito de la “O”. Un recorrido con origen en Campisábalos, pueblo de la Transierra, que sigue por las tierras de Somolinos (en el límite con Campisábalos se encuentra el nacimiento del Bornova y mas adelante la laguna), Albendiego (donde se puede visitar la original ermita románica de Santa Coloma, declarada bien de interés cultural), los Condemios, Galve de Sorbe (con su altivo castillo), Cantalojas (junto al Hayedo de Tejera Negra) y Villacadima (con su famosa iglesia románica de San Pedro Apóstol, declarada bien de interés cultural), completando casi cincuenta kilómetros que nos sirven para relajarnos, y visitar los pueblos vecinos, con sus interesantes monumentos y bellos paisajes.

 

Un poco mas alejado, hacia el W, se puede visitar el nacimiento del rio Aguisejo en Grado del Pico (provincia de Segovia), el nacimiento del rio Pedro en Pedro (provincia de Soria), Ayllón  y Riaza a unos 28 km y 60 km respectivamente. Valverde de los Arroyos arededor de 30 km hacia el S. Por el E se puede visitar Atienza, a 28 km, y Sigüenza, a 60 km, ambas plenas de monumentos de diversos tipos.  

 

Otras rutas mas cercanas que se puede realizar desde Campisábalos son:

 

A.    La visita, y estudio por parte de los entendidos, del posible menhir, a expensas de futuras investigaciones que lo puedan confirmar o desmentir, piedra perfectamente vertical de unos 4m de altura, cuya base inicialmente podría ser rectangular, ahora algo erosionada, con estratos verticales, y orientada en sentido norte-sur. Su situación esta a unos 1.500 m del pueblo.

B.    Peña el sombrero, (piedra de singular forma, muy erosionada por la base, situada a unos 5 Km del pueblo). Tiene similitud con ejemplares de la Ciudad Encantada en la provincia de Cuenca.

C.    El Molinillo(paraje muy pintoresco con praderas, pinos, río, balsa y mesas para comer a unos 3 Km del pueblo)

D.   Caminando a Galve, bien desde el Molinillo (dejando ahí el coche), son unos 4 km. Es un paseo cómodo, bonito y al llegar al pueblo uno se toma la cervecita fresquita en el Hostal de Juan ”el hostelero”. Y después vuelta a casa por el mismo camino (o por el monte a través). Con las vacas que contemplan al caminante con su tan descarada curiosidad.

E.    Siempre se puede dar un paseo entre “los molinos de viento” (no son los de Don Quijote, sino que son los del siglo XXI), pero que, ya que los tenemos en nuestro paisaje, se puede disfrutar de los caminos abiertos para su mantenimiento.

F.    Una ruta bonita para caminar es la de “las Navas”; abrimos la puerta de entrada y ahí nos espera un sorprendente pinar, que la mayoría de las veces hay que compartir con las vacas que por allí pacen plácidamente. Aquí uno camina hasta que le apetece dar la vuelta y salir por otra de las múltiples puertas que existen en la alambrada. Si seguimos caminando hacia el SW encontramos bonitos valles con rocas en sus laderas como los llamados Valdepañas y Vadojos.

G.   Otra ruta, cortita y fácil de pasear, es la que empieza en el en el cerro Santiago  cerca del pueblo  (desde donde los árabes observaban la entrada de los cristianos cuando atravesaban la Sierra Pela por el camino de Manzanares), y que conduce a un cañón impresionante, que da al río Valdecastro, desde el que se divisan habitualmente aves rapaces, sobre todo el buitre leonado. Hay cuevas, o abrigos, en las rocas donde antiguamente se guardaban las ovejas. Caminando hacia el S encontramos el prado de Cañamarejos y el chozo de los pastores

H.    También, para los más atrevidos y preparados, se puede ir caminando a Tiermes, que a través de un antiguo camino está a tan solo 8 km aproximadamente. También allí se puede uno reponer en el hostal de Manolo cercano al yacimiento arqueológico (romano).